Actualidad

Conoce las diferencias de motor en Renault y BMW

Direfencias de un motor Renault y BMW
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Renault y BMW son dos de las marcas más populares en la actualidad en la industria automotriz. Se trata de dos líneas que han ido innovando considerablemente a lo largo del tiempo para ofrecer mejores prestaciones a sus usuarios. En este sentido, queremos destacar especialmente el motor en Renault y BMW y cómo estos han ido cambiando a lo largo de los años.

Motor en Renault

Para poder identificar las diferencias de motor en Renault y BMW, es necesario conocer las principales particularidades de cada caso. En este sentido, queremos hablar de dos de los grandes tipos de motores que ofrece Renault y que han formado parte de su historia.

motor en renault

El motor K

Primero, debemos hablar del motor K. Se refiere a una familia de motores diésel y de combustión que son producidos por Renault desde el año 1995. Podemos decir que se trata de una evolución en lo que respecta al motor Energy, que era, a su vez, una evolución del motor Cléon-Fonte. En otras palabras, es la última evolución de este.

El primer motor K de Renault aparece en el Megane I, con una culata de 8 válvulas y un desplazamiento de 1598 cm3. Luego, apareció también en el Clio II, en el Dacia Logan, en el Dacia Sandero y en el Scénic I. Son motores que fueron fabricados a partir de los motores de la familia Energy. Una de las principales diferencias introducidas respecto de estos tuvo que ver con la nueva base, caracterizada especialmente por cilindros de barriles de distintos tamaños. Además, estos motores introdujeron la inyección electrónica multipunto, a diferencia del punto único que se empleaba previamente.

El motor F

Además del caso mencionado anteriormente, para poder identificar las diferencias de motor en Renault y BMW, debemos conocer el motor F o tipo F. Se trata de motores de combustión y de diésel fabricados por Renault entre el 1982 y el 2016. Debutaron en el año 1983 en la versión de lujo de la gama Renault 9. Tipo F hace referencia a fuente, que en francés quiere decir hierro fundido, siendo este el material utilizado en el monobloque en casi todas las versiones.

Puede decirse que estos son motores de gama media que se emplearon tanto en versiones peak de gama baja como en versiones gama media o media-alta. Son motores que suelen ir entre 1.7 a 2 litros, pero también se fabricaron versiones más pequeñas. Entre las principales características de estos motores podemos destacar:

  • Fuente de alimentación por carburador o por inyección electrónica
  • Distribución con árbol de levas en la cabeza, con doble eje con 4 válvulas por culata o con 2 válvulas por culata.

Motor en BMW

Ahora que hemos visto algunas particularidades de la historia de los motores Renault, podemos pasar a los motores de BMW. El propio nombre de la marca hace referencia a la importancia de su desarrollo, siendo la M en relación con “motores”. Esto se debe a que la marca ha sido pionera en nuevas tecnologías aplicadas a motores, tanto para aviones como para motocicletas y para automóviles. Por eso, para conocer las diferencias de motor en Renault y BMW, debemos conocer algunos de los principales hitos de motores de esta firma.

motor en bmw

El motor en línea de 6 cilindros BMW Illa

Si bien este motor se refiere a la industria de la aviación, es importante conocerlo para identificar el desarrollo de la marca en el sector de los motores en general. El primer motor desarrollado por BMW fue el BMW Illa, con un sofisticado diseño técnico que lograba evitar la pérdida de potencia a grandes alturas, en 1917. Así, e introduciendo algunas mejoras, en 1919 BMW batía el récord oficioso de altitud, llegando a 9.760 metros.

El motor en línea de 6 cilindros del BMW 328

Pero la verdadera leyenda de BMW llegaría en 1936, con el surgimiento del motor del BMW 328, que logró establecer la reputación de la marca, introduciendo a los vehículos una moderna culata de aluminio y pudiendo llegar a los 80 CV de potencia, que era un avance considerable para la época… Su peso reducido y su tracción trasera generaron que este vehículo deportivo se piense como una verdadera máquina innovadora.

El motor turbo de 4 cilindros del BMW 2002

Para seguir repasando la historia de los motores de BMW es necesario nombrar esta opción, surgida en 1973. En ese momento, BMW hacía historia otra vez, ya que se trataba de una época en la que los motores en serie con turbocompresores eran algo muy raro. Además, este motor introdujo un segundo de reflexión y una potencia ya de 170 CV que hizo que este coche fuera considerado como un deportivo genuino que alcanzaba los 211 kilómetros por hora.

El motor de 10 cilindros del BMW M5

Ya más hacia la actualidad, entrado el siglo XXI, en el año 2004 se llegó a un motor que permitía un total de 507 CV de potencia, con un motor inspirado en los de la Fórmula 1. Se trató del único motor de 10 cilindros de la historia de BMW hasta ahora, siendo un verdadero hito en ella.

Con el tiempo, BMW ha continuado innovando con nuevos tipos de motores, tanto de combustión como híbridos y eléctricos, del mismo modo que Renault. En ambos casos, con el objetivo de brindar mejores prestaciones y posibilidades a los usuarios de sus vehículos. Las dos marcas representan dos de las mejores opciones en el mercado de automóviles en la actualidad y así ha sido a lo largo de su historia. Por eso, conocer los avances en motor en Renault y BMW permite conocer gran parte de la historia del automovilismo.

¿TIENES DUDAS?

Contáctanos y te ayudaremos a encontrar tu mejor elección

¿Prefieres que te llamemos? Indícanos tu teléfono

    He leído y acepto el Aviso Legal y la Privacidad
    Acepto recibir comunicaciones comerciales

    Contacta

    Escríbenos: