Actualidad

¿Cómo comprar un coche financiado?

Cómo comprar un coche financiado
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Hoy en día, existe una gran diversidad de opciones a la hora de adquirir un coche. No solamente hay multiplicidad de opciones y de precios de acuerdo con las necesidades y posibilidades de cada persona sino, también, diversas posibilidades respecto a la forma de comprarlo. Una de las más frecuentes tiene que ver con el financiamiento. Hoy, la opción de financiamiento es una de las más adoptadas por compradores de coches, especialmente cuando se buscan vehículos nuevos. A continuación, vamos a ver todo lo que hay que saber sobre cómo comprar un coche financiado.

¿En qué consiste la financiación?

Para la compra de un coche, del mismo modo que sucede en la adquisición de otros bienes materiales, la financiación consiste en el préstamo de capital por parte de un tercero. A partir de este, el tomador del contrato debe devolver la cantidad tomada en deuda en plazos que pueden ser mensuales o pactarse de otra manera. La forma y los plazos en que el dinero se devuelva, como así también los intereses, va a depender de cómo se desarrolle cada contrato en particular.

Lo primero que se debe decir es que financiar la compra de un coche no es algo que se pueda concebir como conveniente o no para todas las personas por igual. Se trata de un método de adquisición muy común y extendido en todo el mundo y que se emplea para compras de gran valor, como es el caso de los vehículos, tanto nuevos como de ocasión.

¿Qué factores inciden en la financiación de un coche?

Financiar un coche es adquirir un dinero para la compra de un bien. Este dinero se acaba convirtiendo en una deuda, en un monto que debe devolverse posteriormente a través de una serie de condiciones que se pactan al momento de acceder a dicho dinero. No obstante, hay ciertos factores que inciden en la financiación de un coche y que se deben tener en cuenta antes de tomar esta decisión. Estos son:

  • El conocimiento del valor del coche y la cobertura que un préstamo puede llegar a hacer de este.
  • La posibilidad de enfrentar o no las cuotas o pagos que se pacten al momento del financiamiento.
  • El monto final del valor del coche sumando los intereses del préstamo.
  • La depreciación que el vehículo pueda tener con el paso del tiempo y cómo esto incide en un eventual proyecto de reventa.

¿Qué tipos de financiamiento existen para la compra de un vehículo?

En la actualidad, es posible acceder a diferentes tipos de financiamiento para la compra de vehículos. Algunas de las más comunes son las mencionadas a continuación.

Por concesionario

Hace un tiempo, los fabricantes comenzaron a ofrecer servicios de financiamiento interno. Se trata de financiamientos ofrecidos por las marcas a través de los concesionarios. Si bien depende de cada caso en particular, en ocasiones, este tipo de financiación supone un interés que puede ser más alto que si se financia con una entidad bancaria. Además, es común que no se permita revender el coche antes de que se termine la financiación.

Por entidad bancaria

Una de las formas de financiamiento más comunes a la hora de comprar coches tiene que ver con la solicitud de un crédito en una entidad financiera. Algunos bancos ofrecen opciones de préstamos destinados específicamente a la compra de coches.

Por leasing

Otra de las opciones a las que se puede acceder recibe el nombre de leasing. Se trata de un contrato de alquiler con derecho a compra. En este caso, la administración del vehículo es algo que queda a cuenta del cliente y que tiene una duración mínima de dos años en términos legales. Cuando el contrato finaliza, la persona tiene la opción de devolver el coche o de comprarlo pagando el valor residual.

Por renting

En este caso, se trata de una alternativa similar a la mencionada con anterioridad. Lo que se hace es desarrollar un contrato que permite pagar una cuota mensual fija, a través de la cual se puede acceder a un coche nuevo, incluyendo reparaciones en caso de ser necesario, asistencia, seguro de todo riesgo, sustitución de neumáticos, impuestos y gastos, mantenimiento, entre otras cosas. Son contratos que suelen tener una duración de cuatro años. La diferencia es que, en este caso, el coche no cambia de propiedad, sino que sigue siendo de la persona con la que se firma el contrato.

Por multiopción

Finalmente, en esta alternativa estamos haciendo referencia a una fórmula financiera que es muy frecuente entre muchas marcas, debido a que lo que permite es estrenar un coche nuevo a cambio de una entrada inicial y, posteriormente, el pago de cuotas mensuales pautadas previamente. Los plazos de estas cuotas suelen ser de dos a tres años. Cuando el contrato finaliza, hay varias opciones. Una es quedárselo abonando una cuota final. Pero, además, la persona puede elegir devolverlo o cambiarlo por otro.

Es muy importante recordar que la multiopción incluye el financiamiento y también el mantenimiento del coche, los impuestos asociados a este, el seguro, entre otras cosas. La cuota que se paga al final del financiamiento recibe el nombre de Valor Futuro Mínimo Garantizado. Esto quiere decir que se trata del valor que el coche va a tener una vez que se termine el contrato. El monto de esa última cuota va a ser calculado de acuerdo con los kilómetros que se considera que el cliente va a recorrer.

¿TIENES DUDAS?

Contáctanos y te ayudaremos a encontrar tu mejor elección

¿Prefieres que te llamemos? Indícanos tu teléfono

    He leído y acepto el Aviso Legal y la Privacidad
    Acepto recibir comunicaciones comerciales

    Contacta

    Escríbenos: