Actualidad

Importancia y obligatoriedad de las cadenas en invierno

Importancia y obligatoriedad de las cadenas en invierno
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

El invierno está llegando y, como todos los años, conducir empieza a presentar nuevos desafíos. Cuando la nieve empieza a caer, es importante contar con los elementos necesarios para lograr una conducción segura en ese contexto. Siempre que un coche vaya a desplazarse en zonas en las que hay presencia de nieve, se exige en España el uso obligatorio de cadenas.

¿Cómo preparar un viaje en invierno?

En los meses de invierno, cuando se va a emprender un viaje, es muy importante consultar el estado de las carreteras por las que se va a circular y el pronóstico del tiempo para verificar si está prevista la caída de nieve o si las carreteras tienen presencia de esta. Algunos de los consejos que hay que tener en cuenta a la hora de circular en este contexto, son:

  • En primer lugar, hacer las revisiones necesarias para comprobar que los neumáticos están en correcto estado
  • Tener en el coche las cadenas de nieve
  • Usar neumáticos de invierno
  • Tener suficiente cantidad de gasolina
  • Comprobar el líquido refrigerante
  • Tener líquidos anticongelantes para la visibilidad de los vidrios
  • Medir la presión de los neumáticos

¿Cuáles son los riesgos de no contar con cadenas para el invierno?

Lo primero que debemos tener en cuenta para entender la importancia de las cadenas en invierno es que, cuando hay nieve, se reduce considerablemente la visibilidad debido a un ocultamiento de las marcas viales y de las señales en rutas y carreteras. Además, hay que considerar que, incluso en los casos en los que solamente hay pequeñas nevadas y la ruta no está cubierta de nieve, estas primeras caídas generan que la calzada se vuelva más deslizante. También puede ser necesario en los casos en los que se producen heladas sobre la vía, aunque no se haya acumulado nieve.

En contexto de nieve, el vehículo resbala mucho más. Por eso, el uso de cadenas de nieve es clave para poder mantener huellas y rodadas de los coches que ayuden a circular al resto. Además, es lo que va a evitar que el vehículo patine.

¿Cómo se usan las cadenas de nieve?

Algo que es importante destacar es que las cadenas no se tienen que usar a lo largo de todo el invierno, sino en contextos de nieve o hielo, como así también en pronósticos de nevada. Una forma de entender su uso es pensando en un viaje en coche en el que, en el medio, comience a nevar. Si bien en ese momento se puede pensar que no hay gran riesgo de patinar, la distancia de frenado pasa a ser hasta diez veces más larga que en un día de sol. Ello, de acuerdo con la normativa de la DGT.

Si esto sucede, es importante bajar la velocidad a un máximo de 50 kilómetros por hora en todo tipo de vía. También va a ser necesario encender las luces antiniebla. Y, luego, se deben colocar las cadenas de nieve. Lo que se va a tener que hacer es frenar en un espacio seguro, colocar los triángulos de señalización y el chaleco reflectante y añadir las cadenas.

Para la instalación de las cadenas, hay que considerar que estas se deben colocar en las ruedas motrices. En el caso de los vehículos automáticos, antes de instalar las cadenas hay que poner una velocidad P y freno de mano. En otros coches, se debe engranar una velocidad corta.

Obligatoriedad de las cadenas en España

Cada vez que un coche se desplace hacia una zona de montaña o hacia zonas de ciudad en las que hay nieve o pronóstico de nieve, la Dirección General de Tráfico (DGT) de España exige el uso de cadenas o neumáticos de invierno, de manera obligatoria. Los únicos vehículos que están exentos de llevar estas cadenas son los vehículos equipados con neumáticos de invierno que tienen identificación M+S. En caso contrario, todo conductor que esté circulando por calzadas nevadas tiene la obligación de instalar las cadenas en los neumáticos cuando el asfalto esté blanco. Es importante no instalar las cadenas en vías sin nieve, debido a que ello puede provocar daños en las ruedas.

Los principales tipos de cadenas para nieve

En la actualidad, existen diversos tipos de cadenas para neumáticos. En los vehículos de tracción delantera, se colocan cadenas en el eje delantero. En los coches con tracción a las cuatro ruedas, se deben seguir instrucciones específicas del fabricante. Finalmente, en los coches de propulsión trasera, se colocan cadenas en las ruedas de atrás. Los principales tipos de cadenas son los siguientes:

  • Tela: las cadenas de tela funcionan como una especie de funda para el neumático, empezando a colocarse desde la parte de arriba. Es importante cubrir la totalidad de la superficie de la banda de rodadura. Se debe mover el vehículo para dejar al descubierto la parte de la rueda que queda, colocando encima las cadenas.
  • Metal: en este caso, son cadenas que se deben estirar primero sobre el suelo para verificar que no estén enrolladas. Luego, se va a estirar el cable de acero por la parte de atrás de la rueda para engancharlo en los dos extremos. Finalmente, se va a estirar la cadena rodeando el neumático y enganchar todos los tensores de la parte delantera.
  • Compuestas: son cadenas similares a las de tela, pero que funcionan como una red de cables de plástico revestidos de material textil. Lo que se busca es una mayor tensión para ajustarla a la rueda.
  • Mixtas: para terminar, debemos hablar de las cadenas mixtas para nieve. Es muy importante estirar las cadenas y comprobar que no haya eslabones enganchados. Se debe colocar el cable que une las cadenas por la parte de atrás de la rueda para cubrir totalmente la llanta. Luego, se extiende la cadena por la superficie de la rueda y se mueve el coche para terminar de cubrirla.

El uso de las cadenas en invierno, además de ser de obligatoriedad en casos de nevadas o heladas de las carreteras, son muy importantes para la seguridad de lo ocupantes del vehículo y para los peatones.

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos directamente y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible