Actualidad

¿Cada cuánto tiempo debería cambiar mi coche?

¿Cada cuánto tiempo debería cambiar mi coche?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Existen muchas dudas respecto a cuál es el plazo en el que se debe cambiar un coche. En general, los profesionales recomiendan hacerlo máximo cada 10 años. No obstante, esto va a depender de las condiciones en que el vehículo se encuentre. También se puede elegir el cambio de vehículo por querer optar por un modelo nuevo o por necesidades personales/familiares.

¿Cuál es la duración de un coche?

No existe una respuesta correcta a esta pregunta, debido a que siempre va a depender del modelo, así como también del mantenimiento que se haya dado al coche, el uso, entre otras cosas. Uno de los indicadores más utilizados para determinar cada cuánto tiempo se debe cambiar el coche es el kilometraje. La cifra que se suele elegir como límite es de 250.000 kilómetros. También se puede utilizar el tiempo de compra. Cuando un coche lleva más de 9 años de comprado, se suele recomendar que se cambie, posicionando los 10 años como la fecha clave.

Razones para cambiar un coche

Pese a estos elementos, existen otras razones que pueden llevarnos a querer cambiar el coche y que no tienen que ver con el kilometraje, ni con la cantidad de años de comprado. Algunas de estas razones son la que mencionamos a continuación:

Por averías

A veces, el vehículo puede tener averías constantes, así como una avería muy grande. Esos daños pueden representar un gran costo económico. En estos casos, se recomienda analizar si es conveniente hacer el arreglo o si lo preferible es optar por un cambio de vehículo.

Avería de coche

Por cambio de gama

No siempre el cambio de coche tiene que ver necesariamente con el coche en sí. Es frecuente que las personas decidan cambiar para obtener uno de gama más alta, con mejores prestaciones o de mayor tamaño, entre otras cosas. Es frecuente que, en estos casos, se observen cambios de vehículo con 5 años o menos de antigüedad.

Por humo

Un indicador muy importante que debemos tener en cuenta es el humo del tubo de escape. Si este empieza a ponerse negro, debemos tomarlo como una señal de alarma, es el momento de renovar el vehículo. Esto se debe a que el humo negro representa que el motor no está funcionando adecuadamente, lo cual puede acabar llevando a otros daños y problemas de funcionamiento en el resto del vehículo.

Humo negro en el tubo de escape

Por anomalías

Ciertos ruidos del motor, la temperatura de este, la pérdida de líquidos y ciertas vibraciones en el volante también pueden decirnos que el coche está funcionando mal. Esas pueden ser señales de que debemos cambiar de coche, puesto que la seguridad puede verse comprometida.

Por chasis en mal estado

Pero no son solamente los síntomas de funcionamiento son los que pueden indicarnos que es momento de cambiar el vehículo. Además, hay que prestar atención a otras cuestiones, como es el estado del chasis. A veces, los daños en el chasis pueden representar un costo muy importante para poner el coche a punto, por lo que puede acabar siendo recomendable buscar un coche nuevo.

Consejos para mantener el coche en buen estado

Si lo que se quiere es mantener el mismo coche por más tiempo, hay ciertas cosas que se pueden hacer para alargar su vida útil. La clave, en este sentido, es el mantenimiento. Un mantenimiento preventivo completo en los plazos adecuados puede representar la diferencia entre que el coche sufra o no daños de gravedad. Además, es la forma de optimizar el funcionamiento del motor y del coche en general y de garantizar la seguridad de las personas que viajan en su interior.

El punto clave: los 70.000 kilómetros

El punto clave: los 70.000 kilómetros

Cuando el kilometraje de un coche llega a los 70.000 kilómetros, es importante empezar a prestar atención, puesto que se puede estar entrando en la fase de cambio. Es el momento en que el coche puede empezar a mostrar algunas señales de desgaste. También es cierto que es el momento en que los gastos de mantenimiento del coche tienden a ser más altos. El aumento de costos de mantenimiento en esta etapa puede acabar llevando a que se eviten los controles o se dejen pasar reparaciones pequeñas que, con el tiempo, acaben derivando en daños de mayor gravedad.

Si, en este momento, las averías empiezan a ser constantes o muy costosas, se puede empezar a pensar en cambiar de vehículo. Algunos de los factores que nos pueden llevar a esto son: la temperatura del motor inestable, vibraciones en el volante o los pedales, humo oscuro en el tubo de escape, cambios en la caja de cambios o en la correa de distribución, entre otras cosas.

La regla del 50%

Finalmente, un criterio clave a la hora de decidir cambiar el coche es el costo de mantenimiento. Hay momentos en los que los gastos de reparaciones o de mantenimiento acaban superando los costos del propio valor del vehículo. También es importante saber anticiparse a los gastos que pueden empezar a venir posteriormente. En este contexto, se habla de la regla del 50%, que sostiene que, cuando el costo de las reparaciones representa más de la mitad del valor del coche, es momento de pensar en un cambio de este. Poder tener en cuenta este criterio es clave para saber si es necesario cambiar el vehículo, debido a que el mantenimiento puede acabar representando un costo mucho más grande que comprar un coche nuevo.

¿Qué coche comprar por 20.000 euros?

¿Qué coche comprar por 20.000 euros?

En la actualidad, es posible acceder a una gran diversidad de vehículos por €20.000. A continuación, vamos a hacer una selección de algunos de los mejores modelos a los que se puede llegar por este precio.

Leer más »

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos directamente y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible