Actualidad

Consejos para conducir bajo la lluvia

Consejos para conducir bajo la lluvia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Los momentos de lluvia representan un reto para los conductores de vehículos. El pavimento está mojado y la visibilidad se reduce, lo que genera que se deba tener mucho más cuidado a la hora de conducir. La mezcla de lluvia, polvo y grasa puede hacer que la superficie del pavimento resbale y genere menos adherencia que en otros momentos. Por eso, la atención en el camino debe ser mucho mayor. A continuación, vamos a darte algunos consejos para conducir bajo la lluvia y resguardar tu seguridad y la de los demás.

Bajar la velocidad

La velocidad de conducción no puede ser la misma cuando hay lluvia que cuando no la hay. Como sabemos, la lluvia empeora la visibilidad y las condiciones del camino. Esto va a variar de acuerdo con la intensidad de las lluvias y si estas llevan varios días. Por eso, porque es mucho más difícil ver bien lo que sucede y porque el pavimento puede resbalar, es clave disminuir la velocidad de conducción para evitar accidentes.

Bajar la velocidad

Aumentar la distancia

La distancia entre vehículos es algo que se debe mantener en todo momento. Pero, en momentos de conducción bajo la lluvia, esta debe aumentarse. Debido a que el pavimento resbala, se incrementan las posibilidades de que el vehículo resbale a la hora de frenar. Por eso, mientras mayor sea la distancia, menores posibilidades habrá de que el vehículo tarde en reaccionar o que resbale llevando a colisionar con el que se encuentra adelante. Además, es algo que va a brindar un mayor espacio para frenado de emergencia en caso de que fuera necesario.

Controlar el freno

La forma en que se frene va a depender, en gran medida, de las características del camino por el que se está conduciendo. Si se está conduciendo por ciudad, por ejemplo, se recomienda evitar, siempre que sea posible, los frenados repentinos. Esto se debe a que el frenado repentino puede llevar a que el auto patine cuando el pavimento está mojado y resbaladizo. En estos casos, lo más prudente siempre va a ser ir reduciendo la velocidad gradualmente. Si se está conduciendo por caminos poco concurridos y las ruedas están muy mojadas porque se ha pasado por varias acumulaciones de agua, se puede frenar de vez en cuando suavemente para que los frenos se sequen y se mantengan en buen estado.

Utilizar las luces de cruce

Cuando está lloviendo, las luces de cruce son muy importantes. Hay que recordar que la visibilidad está reducida, por lo que hay que buscar distintas alternativas que nos ayuden a que el resto de los conductores nos vean, como así también los peatones.

Circular por carriles centrales

Siempre que sea posible, si está lloviendo, lo ideal es conducir por carriles centrales. Esto se debe a que las acumulaciones de agua se suelen dar en los extremos de las calles, especialmente en la conexión de estas con las aceras. Si nos encontramos con charcos, corremos el riesgo de perder el control del volante, por lo que lo ideal es hacer todo lo posible por evitar esta situación. Además, conducir bajo la lluvia por carriles centrales va a reducir la posibilidad de salpicar con agua a los peatones y a otros conductores que puedan estar cerca.

Cuidar la visibilidad

Esto puede parecer una obviedad, pero lo cierto es que la lluvia, y especialmente una lluvia fuerte, puede reducir considerablemente la visibilidad. Por eso, es fundamental buscar formas de mejorarla. Esto se puede hacer con las plumillas del limpiaparabrisas, pero también es clave evitar que los vidrios se empañen. Algunos aliados para mejorar la visibilidad en caso de vidrios empañados es el desempañador, como así también el aire acondicionado.

Cuidar la visibilidad

No cruzar por encharcamientos

A veces, no podemos evitar pasar por charcos de agua, por distintas razones. Si tal fuera el caso, hay que tener en cuenta que el límite para atravesar un tramo inundado está cuando la superficie del agua puede alcanzar la mitad de las ruedas. Si el agua superase dicha altura, es importante evitar bajo todos los medios pasar por allí. Algo que debemos tener en cuenta es que, cuando el agua está alta, no podemos ver qué es lo que hay debajo; es decir, no podemos saber si debajo hay un pozo, si hay un hueco por alguna razón, una alcantarilla, entre otras cosas. En caso de que sea inevitable pasar por allí, lo que se recomienda es:

  • Usar la primera velocidad
  • Evitar los tramos en los que se observe corriente
  • Evitar la formación de olas delante del vehículo
  • Mantener una velocidad constante pero baja
  • Alejarse velozmente del agua luego de pasar por una parte con estas características
No cruzar por encharcamientos

Realizar mantenimiento

Si bien esto no es algo que necesariamente se vaya a hacer en el momento en que llueve, el mantenimiento del vehículo es algo que se debe hacer siempre. Tengamos en cuenta que, si las ruedas están gastadas, estas pueden tener mucha menos adherencia y estabilidad en los momentos de lluvia en que el pavimento está mojado y resbaladizo. También es posible tener problemas si las plumillas de los limpiaparabrisas están dañadas o no funcionan adecuadamente, ya que esto puede impactar negativamente en la visibilidad que se tenga en el día de lluvia. Otra revisión clave tiene que ver con los frenos, debido a que de su buen funcionamiento va a depender que no corramos riesgos en momentos menos estables como es el momento de conducir con lluvia.

¿Qué coche comprar por 20.000 euros?

¿Qué coche comprar por 20.000 euros?

En la actualidad, es posible acceder a una gran diversidad de vehículos por €20.000. A continuación, vamos a hacer una selección de algunos de los mejores modelos a los que se puede llegar por este precio.

Leer más »

¿No encuentras lo que buscas?

Escríbenos directamente y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible